La salud capilar influye en el estado de ánimo

Sentirse bien con uno mismo siempre ha sido algo imprescindible para la autoestima. Y en ese sentido, el cabello juega un papel fundamental, ya que se trata de un fuerte rasgo de la identidad de cada uno y, dependiendo de cómo se encuentre, el ánimo será mayor o menor. Así, según un estudio del Instituto de Tricología de Reino Unido, el 95% de las mujeres y más del 81% de los hombres admiten que la salud capilar afecta en su estado anímico. Un factor, para muchos, determinante a la hora de mostrar a los demás confianza y seguridad.

Normalmente, se considera un cabello sano cuando éste tiene brillo, textura suave, cuidado y limpio de residuos. Es entonces cuando la autoestima se eleva. Pero cuando se tiene el pelo débil y sin fuerza, hay un gran impacto físico y psicológico, y las personas están más pendientes de su imagen y de cómo se sienten, con dudas, inseguridades y autocríticas. Durante las estaciones de otoño y primavera, este panorama se multiplica, debido a que en estas épocas las personas, por lo general, sufren una mayor caída capilar.

El pelo y su relación con la felicidad

Por tanto, el pelo guarda una estrecha relación con la felicidad, pero a la inversa ocurre lo mismo. Las últimas estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que la depresión es la principal causa de problemas de salud en todo el mundo, como lo es, por ejemplo, la pérdida de cabello. De hecho, tal y como indica el Instituto de Tricología de Reino Unido, existen alrededor de 50 motivos diferentes detrás del debilitamiento o caída del vello.

Por tanto, un estado de ánimo bajo, el estrés o trastornos como la ansiedad o la depresión, tienen un impacto negativo sobre el cuero cabelludo y, por tanto, están íntimamente ligados con la pérdida de cabello durante un determinado periodo de tiempo. Cuando una persona vive estos episodios, su cuerpo libera corticoides, lo que produce un incremento del sebo o grasa y una disminución del oxígeno en el folículo piloso, provocando el debilitamiento del pelo y su posterior caída. Estos efectos suelen ser temporales, pero si no se cogen a tiempo, podrían derivar en un problema más serio de alopecia.

Salud capilar: tratamiento, alimentación y productos específicos

Lo más importante en estos casos es, primeramente, acudir a un especialista para superar la depresión, ansiedad o estrés. También, se debe cuidar la alimentación con una dieta variada y saludable, así como usar productos acordes con cada tipo de pelo, para disminuir los efectos de la caída capilar y evitar que esto afecte al estado de ánimo. No obstante, si el problema continuara, los especialistas de la Clínica Injerto Capilar Doctor Antonio Burgos estudian cada caso para ofrecer a sus pacientes un tratamiento específico y detener así la pérdida del cabello.

Clínica Injerto Capilar, tratamiento capilar en Madrid

La Clínica Injerto Capilar Doctor Antonio Burgos es una institución médica que ofrece a sus pacientes las mejores soluciones estéticas en injerto capilar y el tratamiento de la patología del cabello en su centro especializado de Madrid.

Información útil para el paciente

La salud capilar influye en el estado de ánimo
5 (100%) 4 votos